jueves, 3 de marzo de 2011

NO COMENT

PORQUE????????................. JESÚS MONTESDEOCA - SAN BARTOLOMÉ DE TIRAJANA El Consorcio para la Rehabilitación Turística de San Bartolomé de Tirajana inició ayer los trabajos de la nueva escollera de Maspalomas con la colocación de una valla que divide la playa e impide el baño en una zona de 200 metros de costa, entre el puesto de la Cruz Roja y el Faro, donde se levantará un muro de piedra para proteger el centro comercial Oasis de los temporales del sureste. Las obras para la recuperación de la playa de Maspalomas arrancaron con el aplauso de los empresarios y las críticas de usuarios y ecologistas, mientras miles de turistas observaban con perplejidad el vallado de un tramo del litoral y preguntaban a qué se debía tal despliegue de obreros junto a las hamacas y sombrillas. Una docena de trabajadores de la empresa pública Tragsa colocó 180 metros de valla para permitir el paso de los camiones y tractores hasta la orilla de la playa. No obstante, se ha dejado un pasillo de tres metros de ancho junto al centro comercial para permitir el tránsito de los bañistas desde el Faro y Meloneras hasta la Charca y las Dunas de Maspalomas. La escollera se levantará con piedras de las playas de El Veril y El Cochino, cuyo traslado se iniciará a lo largo de esta semana, según explicaron fuentes de Tragsa, que precisaron que "se intentará realizar la obra en el mínimo tiempo posible y con el menor perjuicio para los usuarios". El plazo máximo de ejecución es de dos meses, pero se pretende reducir. Aplausos y quejas A petición del Ayuntamiento de San Bartolomé y de la Asociación de Propietarios del Oasis, el Consorcio para la Rehabilitación Turística se comprometió a pagar la creación de la escollera de piedras, que costará algo más de 80.000 euros. La idea de frenar los embates del mar con una escollera ha estado salpicada de polémicas y varios usuarios de la playa mostraron ayer su rechazo a las obras. Aparte de las denuncias de Ben Magec-Ecologistas en Acción, bañistas y surfistas criticaron "la improvisación y el oscurantismo" respecto a esta actuación, pues a su juicio sólo responde a los intereses de empresarios del Oasis.